jueves, 27 de febrero de 2014

Breve Análisis del La Mujer Justa por Sándor Márai


LA MUJER JUSTA
Autor: Sándor Márai

::Documents:Club de Libro:sandor_marai.jpg LA INTENSA VIDA DE SANDOR MARAI
Sándor Károly Henrik Grosschmid de Mára, conocido como Sándor Márai (1900  1989), nació en Košice (hoy en Eslovaquia; en húngaro: Kassa), una pequeña localidad del antiguo Reino de Hungría, en el entonces poderoso Imperio Austrohúngaro, desaparecido tras su derrota en la primera guerra mundial. Descendiente de una familia acomodada de origen sajón, su infancia y su pubertad fueron algo conflictivas.  Desde muy joven -siempre fue mal estudiante por demasiado curioso y avispado- lo sedujeron la lectura y el periodismo. Su padre, un gran abogado de la ciudad húngara de Kaschau (hoy en Eslovaquia con el nombre de Kosice), le permitió salir al extranjero en cuanto tuvo edad de estudiar. Hasta los 23 años, cuando se casó con una mujer judía y de acaudalada familia burguesa, "Lola", a la que amó intensamente y con la que convivió hasta la muerte de ella, sesenta años después, Márai residió en Budapest y en varias ciudades alemanas (su lengua materna era el húngaro, pero dominó desde pequeño el alemán), Leipzig, Weimar, Múnich y Berlín, que fueron sus escuelas de vida y sabiduría. Allí pasó unos años de aprendizaje bohemio, entre escritores y cafés de artistas, ganándose el sustento con la escritura de artículos periodísticos, crónicas, prosas breves y poemas. Unos años en París, durante la dictadura de Horthy, lo hicieron popular en Hungría gracias a las crónicas que enviaba desde el extranjero. En los años treinta se estableció en Budapest y, obsesionado por el trabajo, comenzó a producir novela y teatro, de modo que en los cuarenta gozaba ya de fama extraordinaria.
Cuando los nazis accedieron al poder en Alemania, el escritor húngaro fue uno de los primeros en oponerse abiertamente a Hitler con contundentes artículos. Enseguida vio lo que se le venía encima a Europa, por un lado, con Hitler y, por otro, con Stalin. Sin embargo, a él la crueldad de la guerra no le tocaría de lleno hasta 1945. -Con la ocupación soviética de Hungría y con el establecimiento del régimen comunista, la estrella de Márai comenzó a declinar. Tachado pronto de escritor "decadente y burgués", aquel europeo individualista y cosmopolita, de ideales humanistas, jamás pudo plegarse a la uniformización colectivizada que aceptaban la mayoría de sus colegas, y en 1948 abandonó Hungría definitivamente para instalarse en Italia.
El desmoronamiento político y moral de su patria bajo el yugo comunista y la vida errante que llevó junto a su esposa durante las últimas décadas de su vida -terminaron instalándose en Norteamérica, en Nueva York y, finalmente, en San Diego- contribuyeron al aislamiento de Márai. Continuó escribiendo diarios y alguna otra novela, y gracias a sus colaboraciones radiofónicas con la emisora Radio Europa Libre su voz llegaba a menudo al otro lado del "telón de acero", pero la vejez y la pérdida paulatina de sus seres queridos minaron su espíritu hasta agotarlo por completo. Cambió el régimen en su país y Márai volvió a ser reconocido, recibiendo ofertas para regresar a la patria, pero ya era tarde. Se disparó un tiro en la cabeza en cuanto supo que ya sólo podría seguir viviendo ingresado en un hospital y dependiente del cuidado de otras personas. Poco después de su muerte caía en 1989 el muro de Berlín.
Sus novelas El último encuentro, La herencia de Eszter, Divorcio en Buda, El amante de Bolzano y La mujer justa, así como su autobiografía Confesiones de un burgués , cautivan a un publico variado en virtud de algo que las caracteriza: la magia que sólo tiene la "gran literatura".

Moreno, Luis.  "La intensa vida de Sándor Márai". El País. 12 de Noviembre de 2005. Web. 28 de Octubre de 2013  http://elpais.com/diario/2005/11/12/babelia/1131754629_850215.html


BREVE ANÁLISIS DEL LIBRO

ARGUMENTO
Un triangulo amoroso examinado desde diferentes ángulos a partir de tres versiones de una misma historia.  A través de la narración se plantea una situación histórica, socioeconómica y cultural. Pasa de ser una simple historia de amor, a ser una verdadera disección de la sociedad húngara y europea de la época. Las relaciones de amor y amistad rotas en la novela resultan una metáfora de la separación y transformación de Europa.

MARCO HISTÓRICO
La novela se desarrolla en Hungría, alrededor de la Primera y Segunda Guerra Mundial, se siente la inestabilidad de toda Europa, y se narra el verdadero trastorno en la visión del mundo que sufre la sociedad como resultado de la violencia y destrucción.

GÉNERO
NOVELA Psicológica:  A pesar de que se trata de una historia de amor y desamor, la obra profundiza en los pensamientos y cultura de los protagonistas, de tal manera, que invita a una reflexión sobre las diferentes formas de concebir la realidad, emocional, social y política del ser humano.

NARRADOR:
Los narradores de La Mujer Justa son sus tres protagonistas principales. La historia se va develando a través de lo que ellos relatan a interlocutores invisibles, por lo tanto se maneja una narración a modo de monólogo.

PERSONAJES PRINCIPALES:

Péter: Un burgués adinerado, está inconforme con el puesto que le ha deparado la sociedad, cree que es un artista que no ha encontrado su arte, se siente culpable de ser rico.

Para su esposa Marika Péter es: “¿Sabes quién era mi marido? Era el fenómeno mas extraño del mundo, era un hombre… Su alma era varonil, era un hombre de ánimo reflexivo y consecuente, inquieto, atento y previsor.”

Para Judit su segunda esposa: “¿Mi marido? Como te digo mi marido era un señor. Pero no era un señor completo y con todas sus consecuencias. … “ “le faltaba valor. Al parecer se necesita mucho valor para lanzarse a la vida sin más, sin horarios ni previsiones.” “Era una burgués, esa era su desgracia.”

Marika: Una mujer de origen burgués muy fina y conservadora pero venida a menos económicamente, ama a su esposo con locura pero no es correspondida. 

En palabras de Péter Marika es : “Pues amigo, esa sí que era un criatura espléndida. Inteligente, honrada, guapa, culta” “Solo tenía un pequeño defecto…la pobre era una mujer burguesa.”

Judit Aldozo: Sirvienta de la casa de Péter, proviene del campo donde ha vivido en la miseria,  siente una mezcla de odio y admiración por los señores de la casa, no los comprende, pero aún así desea ser como ellos.

Según Marika Judit es: “¿Sabes como era esa mujer?... era antipática, pero estaba a mi altura. Era una mujer igual de entusiasta, sentimental, fuerte, sensible y sufridora que yo y que todos los seres humanos que se precien.” “Lo quería todo o nada”

Para Péter: “No era una de esas ramerillas que en cuanto llegan a la ciudad intentan insinuarse con coquetería a los señores… No, ella era una mujer que mira a los ojos a un hombre porque siente que hay algo entre ellos…, no jugaba a ser la ingenua pueblerina que baja púdicamente la mirada cuando se cruza con el señorito.”

Según Lázar: “Esa mujer nunca perdonó a Péter su condición de burgués”

Lázár: Escritor, amigo de Péter, es una persona conservadora que quiere preservar el status quo. Este es un personaje testigo de la historia, se encuentra en los momentos claves de cada protagonista; todos los personajes en su momento tienen una especie de atracción y gravitan alrededor de él. En el contexto de la obra Lázár personifica al mundo anterior a la guerra, un guardián del orden establecido que es anulado por el caos.

Según Judit Lázár: “ (Lázár) Había basado su vida en la idea de que la razón reina sobre la tierra y (ahora después del asedio) se veía obligado a admitir que la razón es débil”


ESTRUCTURA:
La novela se presenta en tres partes cronológicamente ordenadas; sin embargo la narración de los protagonistas se hace a través de recuerdos que no siempre tienen un orden temporal, lo que hace de esta obra una sucesión de elipsis que van tomando sentido al desarrollarse las tres historias completas.  Cada parte tiene su propia estructura, asimismo   hay una estructura general que sujeta a toda la obra.


Estructura General:
Presentación: Judit llega del campo a trabajar en la casa de unos ricos burgueses, Péter el señorito de la casa pone sus ojos en ella, le propone matrimonio, ella se niega. El se ausenta del país por un tiempo y luego se casa con una mujer de su misma clase social, Marika, con quien lleva una vida apacible pero incompleta. Tienen un único hijo que muere a los dos años.

Nudo: Marika descubre que su esposo Péter guarda un amor secreto por Judit la sirvienta de su suegra, trata de reconquistarlo pero es en vano . Péter se da cuenta que Judit lo ha estado esperando todo este tiempo y cuando ella se marcha a Inglaterra él se deprime; basta una llamada para que deje a Marika, y a toda su vida anterior, busca a Judit y se casa con ella.

Desenlace: Péter descubre que Judit no lo ama y se divorcian, empieza el asedio Nazi a Budapest y luego la toma de Hungría por la Unión Soviética. Todos los protagonistas de alguna u otra forma dejan el país.


LENGUAJE:
Se puede evidenciar la vocación poética de Sándor Márai  ya que su lenguaje es armonioso y rítmico, sin embargo  logra ubicarse dentro de cada personaje y utilizar formas diferentes de narración para cada uno. 
La esposa relata de forma sentimental, nostálgica pero digna; el marido habla de manera pragmática, culta,  y casi imparcial, develando sutilmente su amargura y  frustración. La sirvienta por su lado conversa informal y apasionadamente, sin embargo es profunda y reflexiva, su lenguaje es un resultado de sus raíces humildes, pero también de sus experiencias posteriores. 


LEITMOTIV:
EL DERRUMBE DE UN IDEAL:  Se derrumba el ideal de Marika al no poder conquistar el amor de su marido, se desploma el amor ideal y fantasioso de Péter al constatar que no hay sentimiento que pueda derribar el rencor social de Judit; cae también el ideal de vida de Judit que a pesar de conseguir ser una ilustre señora no encuentra satisfacción ni sosiego. Por último se derrumba el ideal de vida de los húngaros, de la cultura reinante, y Lázár no puede y tampoco intenta  contener el desastre que conlleva la guerra y  la alienación.

Símbolo recurrente:
Marika descubre una cinta morada que su esposo, Péter, guardaba en su billetera, piensa que él la ha puesto ahí como recuerdo de un amor secreto. Judit lleva en su cuello una cinta morada de la que pende un relicario que Péter le regaló. Péter encuentra esa cinta morada misteriosamente colocada en su billetera y se da cuenta que Judit lo ha estado esperando todo este tiempo.  En realidad Judit había introducido hábilmente la cinta en la billetera para remover los sentimientos guardados por el burgués. La cinta es una metáfora de los sentimientos escondidos, aplazados e inconclusos de todos los personajes y de la cualidad que caracteriza a cada uno de ellos: para Marika la cinta es desasosiego y misterio, tal cual ella se siente en su matrimonio; Péter solo encuentra la cinta y no actúa sino que espera y desespera sin decir nada; para Judit la cinta es un instrumento subliminal y perturbador, como su presencia en la vida de Péter.


CUESTIONAMIENTOS FILOSÓFICOS EN LA NOVELA

Sobre la mujer justa:
¿Qué es una mujer o un hombre justo?  Es un cuestionamiento que hace el autor, y a través de los protagonistas vemos los diferentes conceptos que se le puede dar a la frase, puede ser la mujer o el hombre perfecto o podría ser la persona que nos conviene, mientras que para otros será la mujer o el hombre amado.  

Marika: “Descubrí, querida mía, que la persona justa no existe.” “Simplemente hay personas, y en cada una hay una pizca de la persona justa, pero ninguna tiene todo lo que esperamos y deseamos” “… es cierto que no existe la persona justa y que las ilusiones se desvanecen, pero yo lo amo, y eso es distinto.”

Péter: “No es cierto que no haya la persona justa. Para ella (Marika) yo fui esa persona, la única. Yo nunca he tenido nadie que fuese tan importante para mí, ni ella, ni la segunda, ni las demás.”

Judit: “No mi segundo marido, sino el primero. El fue el hombre justo… si es que existe algo parecido.” “…todo fue inútil porque en el fondo de mi corazón siempre odié a mi marido. Pero también lo adoraba, estaba loca por él”.


Sobre el Dolor de la muerte:

Marika y Peter pierden a su hijo, y ese dolor es la estocada final a su relación,  Sándor Márai representa al dolor como algo imprescindible en la vida, es algo que el ser humano debe experimentar para estar completo.

Marika: “Ése es el único dolor verdadero: la muerte de un niño. Es el modelo por el que se miden todos los demás dolores. Tú no lo conoces, lo sé. Y como ves, no sé qué decirte, no sé si te envidio o te compadezco por no conocerlo. Creo que te compadezco.”  


“No es cierto que el sufrimiento nos purifique y nos haga mejores, más sabios y comprensivos. Nos vuelve demasiado lúcidos, fríos e indiferentes.”

A veces, en los momentos más trágicos de la vida, nos encontramos de improviso más allá del dolor y de la desesperación, y nos volvemos extrañamente sobrios, indiferentes, casi de buen humor.”

Sobre el amor , el matrimonio y los sentimientos:

En esta novela se mira el amor como un sentimiento  ideal , pero que no puede durar toda la vida, el matrimonio no es ningún momento un sinónimo de amor.

La madre de Péter:“Pero qué te figuras que es el matrimonio? ¿Un estado de ánimo? ¿Un capricho? Es un sacramento, una ley de vida”

El padre confesor de Marika: “No basta con amar hija mía. El amor puede transformarse en un gran egoísmo. Hay que amar con humildad y tener mucha fe”

Marika, sobre ser burguesa y amar: “…si hubiese sido más pobre me habría preocupado menos por mi marido, por mi misma y por las cintas moradas que aparecen aquí o por allá. La pobreza y la enfermedad cambian de forma sorprendente el valor de los sentimientos y de las complicaciones emocionales.”

Péter sobre el amor y la felicidad: “No creo que la familia de la felicidad; nada puede hacernos felices. Pero tener una familia constituye una responsabilidad tan grande frente a nosotros mismos y frente al mundo que por ella merece la pena soportar los problemas incomprensibles y los sufrimientos inútiles de la vida.”

Judit: “ Ya te he dicho que nunca lo quise. Hubo un tiempo en que estuve enamorada de él… pero sólo estaba enamorada porque aún no vivía con él. Estas dos cosas nunca van juntas ¿lo sabías?”

Péter: “…no hay nada de lo que avergonzarse en la vida excepto de la cobardía, que hace que uno no sea capaz de dar sentimientos o no se atreva a aceptarlos.”

Lázár: “…la razón no puede iniciar ni detener los sentimientos. Pero puede disciplinarlos”

Lázár: “No callamos o hablamos sólo con la boca sino también con el alma”


Las clases sociales:

En la historia se hace un hincapié en las diferentes clases sociales, caracterizándolas y definiéndolas.

Péter: “La burguesía no es una cuestión de dinero. Sí, he notado que los burgueses más desposeídos son los que conservan con mayor ahínco la forma de vida y las costumbres burguesas… El pequeño burgués es ceremonioso. Lo necesita, está obligado a demostrar algo durante toda su vida”

Judit:”Y hay que ser ricos sin remordimientos, si no, todo se vuelve al revés… El falso rico que piensa en los pobres mientras come un buen bistec y bebe champán, al final se llevará la peor parte porque no es sincero, no es un rico convencido, sino un cobarde y un hipócrita que está haciéndose el santo… Hay que ser estrictamente rico.”

Judit: “Todo era completo y perfecto en la cocina, en el salón, en los diferentes almacenes… lo único incompleto eran sus vidas. ¿Qué faltaba? La tranquilidad.” (sobre los ricos)

Lázár: “Los grandes señores no viven por algo sino contra algo”. (contra lo que haga peligrar el status quo)

Política y Guerra:

El mundo interior de la novela está definido por la guerra , el final del mundo que se había conocido, la destrucción de la cultura.

Lázár: “ es mucho más difícil conservar que crear o destruir”

Péter: “Hemos visto grandes naciones proyectar planes quinquenales en beneficio de la prosperidad de la raza y del progreso de la nación, planes que luego llevan a cabo de modo implacable, caiga quien caiga, sin que a nadie le importe la opinión de los ciudadanos. Porque el objetivo de estos planes a largo plazo no es la felicidad o el bienestar del individuo, sino el desarrollo de la nación, de la gran comunidad.”

Judit:“ Todo lo que pertenecía al mundo anterior estaba podrido o en ruinas… o al menos eso creíamos, que lo anterior se había acabado y empezaba algo nuevo.”

Lázár: “No merecía la pena cambiar el sistema porque en el nuevo régimen las personas seguirían siendo exactamente iguales que en el antiguo”

Judit: “ La cólera es más fuerte que la razón. Y cuando la cólera tiene la tecnología en sus manos le importa un pimiento la razón, Entonces la cólera y la tecnología se lanzan juntas en un baile absurdo y salvaje”

Lázar: “Se avecina un mundo en el que todo el que sea bello será sospechoso. Y todo el que tenga talento. Y el que tenga carácter –afirmó con voz ronca- ¿No lo comprende? La belleza será un insulto y el talento, una provocación. ¡Y el carácter un atentado!”


La Cultura:

Sándor Márai  reflexiona con cada personaje sobre la cultura y se lamenta  que se haya perdido;

Péter:“Para el artista la cultura supone una experiencia de vida. Para el burgués, la cultura es el milagro de la domesticación.”

Lázár: “No, señora mía, la cultura, es otra cosa… ¡La cultura, mi respetada señora, es un reflejo condicionado”.


Pero a través de la sabiduría casi callejera de Judit Márai presenta un concepto maravilloso de la cultura que va más allá de nociones académicas y eruditas, es simple y real

Judit: “¡Pues que la cultura es cuando una persona… o un pueblo… se colma de alegría inmensa!”


Ximena Rodas
María Mercedes Baca

1 comentario:

  1. Me gusto tanto "La mujer justa" que busqué análisis del libro en la web. Leí el tuyo y me pareció excelente. Gracias por publicarlo. Saludos

    ResponderEliminar